Historia

LAS MUJERES Y SU GRAN APORTE AL MOVIMIENTO SCOUT

Rodeado de campos ondulantes no lejos de la costa sur de Inglaterra, la pequeña ciudad de Henfield ocupa un lugar especial en la historia del Movimiento Scout como el hogar de la tropa Scout más antigua del mundoMenos conocido es que la tropa no fue establecida por un hombre sino por una mujer.

Audrey Wade dirigía el club de hockey de la ciudad cuando su hermano regresó a casa desde África entusiasmado con un programa de entrenamiento para niños ideado por un compañero oficial que había conocido en el barco, Robert Baden-Powell.

Inspirada, Audrey se dio cuenta de que el programa de Baden-Powell sería la manera perfecta de garantizar que los niños de Henfield estuvieran ocupados durante todo el año, en lugar de solo durante la temporada de hockey. Rápidamente se puso a trabajar y, en el invierno de 1907, organizó las primeras reuniones en un taller de carpintería en la ciudad, y basó las actividades del grupo en Scouting for Boys, que se publicaba en los periódicos. Para cuando se lanzó oficialmente el escultismo, la 1st Henfield ya tenía 30 miembros.

Algunos consideran que el escultismo es una organización mayoritariamente masculina, pero Audrey Wade y las mujeres que se adelantaron para liderar grupos Scout en los primeros años del Movimiento y durante la Primera Guerra Mundial cuando los hombres fueron llamados a la batalla, asegurando no solo que la organización sobreviviera, sino que también prosperara.

«Pronto descubrimos que, en los distritos rurales, aunque los niños eran abundantes y estaban ansiosos por convertirse en Scouts, los hombres para (el cargo de) Scoutmaster eran extremadamente escasos», reconoció Baden-Powell. «Entonces las mujeres ofrecieron voluntariamente sus servicios para organizar a las tropas y gestionarlas».

Lady Olave Baden-Powell

Lady Olave Baden-Powell

La esposa de Baden-Powell, Olave, jugó un papel clave en la defensa de las mujeres en el Movimiento Scout, incluso después de que él y su hermana Agnes establecieran las Guías en 1910, y de que las primeras ediciones del Boletín Oficial del Movimiento incluyeran numerosos artículos relacionados con el papel de la mujer, ya sea sobre la necesidad de un uniforme de mujer o si deberían ir a acampar.

Cuando los propios Boy Scouts comenzaron a involucrarse en el esfuerzo bélico como mensajeros, señalizadores y guardacostas, Olave instó a las mujeres, independientemente de su edad, a involucrarse en el Movimiento para ayudar a los Scouts a organizarse de manera más efectiva.

«El entusiasmo de los muchachos es mayor que nunca y cualquier número de Scouts podría inscribirse si hubiera Scoutmasters disponibles para organizarlos», dijo Olave en diciembre de 1914. «Pero la demanda excede el suministro de lo mejor de nuestros hombres para el defensa de nuestro país. Aquí está la gran oportunidad para las mujeres, y nuestras trabajadoras han estado a la altura de la ocasión… Muchas de ellas, no contentas con la gestión de sus propias Tropas, se han apoderado de otras Tropas privadas de sus Scoutmasters o han creado otras nuevas «.

A medida que la guerra continuaba, muchas mujeres ya no se contentaban con permanecer en segundo plano ni en la sociedad ni en el Movimiento Scout Fue así como comenzaron a participar más activamente en todas las actividades que se organizaron para los niños.

Eva Rayner, jefa de la 56ª tropa del suroeste de Londres y de la 1º Kensington Wolf Cubs, escribió en Work in Wartime for Women.

«Creo que es esencial que una dama que se hace cargo de una tropa de Scouts sea lo suficientemente fuerte como para participar en los juegos y en el trabajo».  «Los muchachos deben sentir que es necesario para ellos, en todos los sentidos, que la tropa nunca debe estar completa sin el jefe de tropa. Una marcha de diez o doce millas, redadas en campamentos, todos los juegos Scouts, el campamento de verano y como enseñar la Ley Scout forman parte del deber del jefe de los exploradores. En resumen, debe imaginarse a sí misma como un hombre por el momento con la ventaja adicional del tacto de una mujer.

Es indudable que cuando las mujeres se ofrecieron para ayudar, el Movimiento Scout floreció. Durante los años de la guerra, el tamaño de la sección Scout aumentó en 14.000 miembros mientras que la sección para lobatos, que comenzó como piloto en enero de 1914, aumento significativamente a 38.500 miembros para noviembre de 1918. Además, las mujeres representaban alrededor del 65 por ciento de los líderes del grupo.

"El gran aullido"

«El gran aullido»

El hermano de Audrey Wade, el Mayor A. Wade, puede ser más conocido entre los Scouts, ayudó a organizar el primer jamboree internacional y fue el primero en recibir dos veces el Lobo de Plata, pero fue el compromiso de Audrey y el de miles de otras mujeres como ella, lo que aseguró el éxito del Movimiento Scout durante la primera década de su existencia, estableciendo una base desde la cual la organización podría llegar a ser lo que es hoy, uno de los movimientos juveniles más importantes del mundo.

Vía scout.org