Artículos

DAGMAR SKALOVA LA SCOUT QUE DESAFÍO EL RÉGIMEN TOTALITARIO

Escrito por emearos

Después de que el régimen totalitario llegó al poder en Checoslovaquia en 1948, con el respaldo de la entonces Unión Soviética, tomó medidas enérgicas contra la sociedad civil y los críticos del gobierno, y encarceló a sus opositores.

Al año siguiente, en Praga, un pequeño grupo de oficiales del ejército decidió que tenían que hacer todo lo posible para derrocar al nuevo régimen. Entre los que los respaldaron estaba Dagmar Skalova, de 36 años, líder de una tropa Scout en Praga, que se llamaba Raksa. El escultismo también había sufrido como resultado de la toma totalitaria; primero acosado y luego prohibido. Pero Skalova también quería un retorno a la libertad.

“Ella sirve como un ejemplo, como un modelo a seguir”, dijo Eva Měřínská (Merinska), Jefe Scout, Junak – Czech Scouting. “Como uno de los muchos Scouts que se enfrentaron al régimen totalitario, ella fue valiente. La fuerza para seguir sus ideales sin importar qué, eso es algo que no encontramos muy a menudo “.

Al trabajar con su esposo, quien también estuvo involucrado en el Movimiento Scout, Skalova alentó a docenas de Scouts mayores a unirse a la resistencia, ayudando a enviar mensajes entre los líderes que planean el levantamiento, y brindando asistencia médica cuando sea necesario. Pero a pesar de sus mejores esfuerzos, la rebelión fracasó. Skalova y su esposo estaban entre los detenidos, y alrededor de 50 Scouts también fueron detenidos en la represión subsiguiente.

Al tocar el código Morse en las paredes de sus celdas de la prisión, los Scouts pudieron coordinar una historia común para un sistema legal que estaba controlado por el totalitario; que estuvieron afuera esa noche porque estaban participando en un juego Scout, y simplemente habían estado jugando en la calle.

Por su parte, Skalova aceptó la culpa por la participación de los Scouts en la revuelta planeada. Como resultado, solo nueve Scouts fueron encarcelados quienes fueron condenados entre uno y cinco años. Estas condenas fueron relativamente cortas para los estándares del régimen totalitario inicial.

Skalova, sin embargo, fue declarado culpable de traición y encarcelado de por vida. Otro líder Scout, Jiri Navratil, recibió de 20 años prisión (le otorgaron un Lobo de Bronce por sus servicios al Movimiento Scout en 2002), mientras que los seis principales organizadores del golpe fueron sentenciados a muerte.

Skalova se había unido al golpe porque sentía falta de libertad y vio que el sistema totalitario había conducido a un liderazgo político y económico incompetente. De la prisión, ella continuó haciendo campaña por la democracia y la libertad y en 1956 se unió a otros presos políticos al escribir una carta al Secretario General de la ONU sobre las violaciones de los derechos humanos en Checoslovaquia.

El último lugar de encarcelamiento de Dagmar Skálová se convirtió en la prisión de Opava, donde había estado viviendo desde 1963. Dos años más tarde, en 1965, fue liberada sobre la base de la amnistía del Presidente de la República.

Durante las siguientes décadas, a la sombra de la URSS continuó manteniendo un estricto control sobre Checoslovaquia. No fue hasta la Revolución de Terciopelo de 1989 que el sueño de Skalova de un país libre se convirtió en realidad, y el Movimiento Scout en la actual República Checa y Eslovaquia fue revivido.

Skalova fallece el 15 de julio de 2002 a los 89 años de edad y hoy es recordada como parte del proyecto Memoria de la Nación. Recibió la Orden Presidencial de Tomas Garrigue Masaryk en 1997 en reconocimiento a una vida basada en los ideales Scout de libertad, democracia y responsabilidad hacia los demás.

“El ejemplo de Dagmar nos muestra que es necesario encontrar el coraje para hacer frente al mal sin importar nada”, dijo Merinska. “Aprendemos de su historia que crear un mundo mejor también puede significar sacrificio personal. El fundador del Movimiento Scout Checoslovaco dijo: “El Movimiento Scout excluye el totalitarismo, el totalitarismo excluye el escultismo”. Y la historia de Dagmar Skalova lo ilustra muy bien. El Movimiento Scout eso es, libertad y democracia, estos son nuestros valores centrales “.

Fuente
scout.org

Sobre el autor

emearos

Martín Aros Lemus. Enamorado de Elena, padre de Cristóbal y Consuelo. Copiapino, viajero nunca turista, coleccionista, amante de los libros, los animales y la vida al aire libre. Scout desde 1991, veterano de 4 jamboree, 2 paxtu, un moot y cientos de campamentos con mi amado Grupo de Guías y Scouts Mañqueculfa. Actualmente Responsable de Grupo, Coordinador de Ramas Intermedias de la Zona Atacama y administrador de mi proyecto personal Infoscout Chile. Agradecido de la vida que me ha entregado grandes amigos y una hermosa familia que me ayudan a ser lo que soy.

"Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a otros. Y si no puedes ayudarles, al menos no le hagas daño"
- Dalai Lama