Artículos Historia

I WAS A BOY ONCE

Scouting for Boys (Escultismo para Muchachos) es el libro fundamental del Movimiento Scout. Fue publicado en seis tramos quincenalmente desde enero a marzo de 1908. Estas seis publicaciones fueron un éxito y se publicaron en forma de libro el 1 de mayo de 1908.

Transcripción del manuscrito original escrito de puño y letra por Robert Baden-Powell para la introducción de su icónico libro «Scouting for Boys» de 1908.

YO FUI NIÑO UNA VEZ

Manuscrito original 1908. introducción Scouting for Boys.La mejor época de mi niñez fue cuando fui paseando por el mar en las costas de Inglaterra como scout marino con mis cuatro hermanos. No es que fuéramos verdaderos scouts marinos, porque los scouts marinos no se inventaron en esa época. Pero teníamos nuestro propio barco de vela en el que vivíamos y navegábamos, en todas las estaciones y en todos los climas, y nos divertíamos mucho tomando lo duro con lo suave.

Luego, en mi tiempo libre como escolar, exploraba mucho en el bosque para atrapar conejos y cocinarlos, observar pájaros y rastrear animales, etc. Más tarde, cuando entré en el ejército, me divertí mucho cazando en las selvas de la India y África y viviendo entre los hombres de los bosques de Canadá.

Luego me puse a explorar en las campañas contra los afganos, los zulúes, los matabeles y los bóers. Bueno, disfruté tanto de este tipo de vida que pensé, «¿Por qué no deberían los chicos en casa probar un poco de esto también?» Sabía que todo verdadero chico de sangre roja es aficionado a la aventura y a la vida al aire libre, y por eso escribí este libro para mostrarles cómo se puede hacer incluso en un país civilizado como Inglaterra.

Y vosotros lo habéis aceptado tan fácilmente que ahora no sólo hay cientos de miles de Boys Scouts sino dos millones en todo el mundo.

Por supuesto, un tipo no puede esperar convertirse en un hombre de los bosques de una sola vez sin aprender algunas de las artes y prácticas difíciles que el hombre de los bosques utiliza. Si estudias este libro encontrarás en él consejos que te mostrarán cómo hacerlas, y de esta manera podrás aprender por ti mismo en lugar de tener un profesor que te enseñe cómo hacerlo.

Entonces descubrirás que el objetivo de convertirte en un Boy Scout capaz y eficiente no es solo brindarte diversión y aventura, sino que, al igual que los hombres de los bosques, exploradores y fronterizos a los que estás siguiendo, estarás en condiciones de ayudar a tu país y estar al servicio de otras personas que puedan necesitar ayuda. Eso es lo que los mejores hombres están haciendo.

Un verdadero Scout es considerado por otros chicos y por los adultos como un compañero en el que se puede confiar, un compañero que no dejará de cumplir con su deber por muy arriesgado y peligroso que sea, un compañero que es alegre y divertido, no importando cuán grande sea la dificultad ante él.

He puesto en este libro todo lo que se necesita para hacerte un buen Scout de ese tipo, pero me gustaría seguir en contacto contigo después de que lo hayas leído y darte nuevos consejos e hilos a medida que se vayan produciendo. Esto lo hago con todos los Scouts cada semana a través de nuestro periódico, El Scout. Por lo tanto, le aconsejo que lo tome. Es un periódico muy bueno, lleno de aventuras de los fronterizos, y experiencias de campamento, buenas fotos, y todo tipo de consejos para acampar y hacer excursiones y noticias de lo que otros Scouts están haciendo.

Así que adelante, lee el libro, lee El Scout, practica todo lo que te enseñan y espero que te diviertas la mitad de lo que yo lo he hecho como Scout.


I WAS A BOY ONCE

The best time I had as a boy was when I went about as a sea scout with my four brothers mucking about on the sea round the coasts of England. Not that we were real Sea Scouts, because Sea Scouts weren’t invented in those days. But we had a sailing boat of our own on which we lived and cruised about, at all seasons and in all weathers, and we had a jolly good time– taking the rough with the smooth.

Then in my spare time as a schoolboy I did a good lot of scouting in the woods in the way of snaring rabbits and cooking them, observing birds and tracking animals, and so on. Later on, when I got into the Army, I had endless fun big-game hunting in the jungles in India and Africa and living among the backwoodsmen in Canada.

Then I got real scouting in campaigns against the Afghans, the Zulus, the Matabele and the Boers. Well, I enjoyed all this kind of life so much that I thought, «Why should not boys at home get some taste of it too?» I knew that every true red-blooded boy is keen for adventure and open-air life, and so I wrote this book to show you how it could be done even in a civilized country like England.

And you fellows have taken it up so readily that now there are not only hundreds of thousands of Boy Scouts but two million about the world!

Of course, a chap can’t expect to become a thorough backwoods­man all at once without learning some of the difficult arts and practices that the backwoodsman uses. If you study this book you will find tips in it showing you how to do them – and in this way you can learn for yourself instead of having a teacher to show you how.

Then you will find that the object of becoming an able and efficient Boy Scout is not merely to give you fun and adventure but that, like the backwoodsmen, explorers, and frontiersmen whom you are following, you will be fitting yourself to help your country and to be of service to other people who may be in need of help. That is what the best men are out to do.

A true Scout is looked up to by other boys and by grown-ups as a fellow who can be trusted, a fellow who will not funk doing his duty however risky and dangerous it may be, a fellow who is jolly and cheery no matter how great the difficulty before him.

I’ve put into this book all that is needed to make you a good Scout of that kind, but I would like to keep touch with you after you have read it and give you fresh tips and yarns as fresh ones occur. This I do with all Scouts every week through our newspaper, The Scout. So I advise you to take it in. It is a jolly good paper, full of adventures of frontiersmen, and camping experiences, good pictures, and all sorts of tips for camping and hiking and news of what other Scouts are doing.

So go ahead, read the book, take in The Scout, practice all that these teach you and I hope you will have half as good a time as I have had as a Scout.

Fuente
theguardian.com

Print Friendly, PDF & Email