Últimas Noticias
Home / Historia / SITIO DE MAFEKING

SITIO DE MAFEKING

Durante el verano de 1899, al coronel Robert Baden Powell (BP), del ejército británico, le fue encomendada una gran misión, asegurarse de que el Imperio Británico conservara sus asentamientos en Sudáfrica. El problema era que los colonos holandeses (Boers) superaban en número a los ingleses apostados en la zona y se preparan para apoderarse de aquellos territorios. Para empeorar las cosas, los funcionarios de gobierno británico se negaron a enviar más tropas o suministros a BP. Ellos pensaron que sería mejor no provocar a los Boers que estaban listos para la guerra.

Por supuesto, BP sabía estar siempre preparado. Ante la inminente invasión, planeó en secreto  el reclutamiento de hombres y la recolección de suministros. En lugar de extender sus tropas a lo largo y ancho, el coronel consolidó sus fuerzas limitadas en la ciudad interior de Mafeking. Pensó que si podía aferrarse a la ciudad el tiempo suficiente, él sería capaz de mantener a las tropas Boer lejos de la costa, donde los refuerzos británicos finalmente arribarían.

Mafeking (Mafikeng, “lugar de piedras”), se  encuentra al norte de Rhodesia junto a la línea ferroviaria en el extremo norte de la Colonia del Cabo en África del Sur.

Robert Baden Powell y sus oficiales en Mafeking
Robert Baden Powell y sus oficiales en Mafeking

El 10 de octubre de 1899, cuando estallo la Segunda Guerra Bóer, la población blanca de Mafeking se componía de 1074 hombres, 229 mujeres y 405 niños. Los nativos eran 7500. El coronel BP contaba con 700 soldados y 300 voluntarios de Mafeking, además 750 africanos armados. Con esta reducida cantidad de tropas BP tendría que defender una frontera alrededor de la ciudad de 10 kilómetros. La fuerza Boers se componía de más de 7.000 hombres quienes durante 217 días (desde el 14 de octubre de 1889 al 16 de mayo de 1900) asediaron al pequeño poblado.

Aislados, sin línea férrea ni telégrafo y con poco arsenal, BP participa en el arte del engaño. Si pudiera hacer creer a sus enemigos que Mafeking estaba mejor defendida de lo que realmente era, pensó que podía mantenerlos a raya.

BADEN POWELL Y SU INGENIO

A los 42 años de edad, el joven coronel ordenó a sus tropas a actuar como si estuvieran sembrando los campos de minas, a pesar de que no tenían minas. Él les ordenó crear torretas, a pesar de que no tenían ni la mano de obra ni la artillería para armarlos. Y para hacer que el perímetro pareciera estar bien vigilado, BP hizo que sus hombres pretendieran evitar alambres de púas a lo largo del borde de la ciudad. Incluso tuvo que vigilar por las noches con un reflector falso hecho con una lámpara y una caja de galletas.

Cuerpo de Cadetes de Mafeking
Cuerpo de Cadetes de Mafeking

Si bien muchas de las estrategias de BP se basaron en hacer creer, al menos una de sus tácticas fue hecha en realidad. Hizo un reclutamiento en la ciudad y conformo una tropa de muchachos de 12 a 15 años de edad, conocida como el Cuerpo de Cadetes de Mafeking. Luego utilizó este pequeño ejército para transmitir mensajes, ayudar al equipo en el hospital y actuar como exploradores o guardias.

Vestidos con uniforme caqui y sombreros de ala ancha, los jóvenes cadetes viajaron por la ciudad en burros (más tarde, cuando la comida comenzó a escasear durante el asedio, los burros se comían y los chicos cambiaron a las bicicletas). Dichas funciones mantenían a los niños ocupados y les dio un sentido de propósito. Más importante aún, el Cuerpo de Cadetes libero de funciones a un importante número de soldados quienes estaban listos para luchar, cuadruplicando efectivamente la fuerza de defensa.

LA VIDA EN EL BOSQUE

Pero, ¿por qué BP tuvo la idea de usar a muchachos en la batalla? Bueno, él tuvo una infancia peculiar. Hijo de un profesor de historia natural, Robert Baden Powell se crió en una familia amante de la naturaleza. Cuando su padre murió en 1860, Robert tenía tan sólo 3 años de edad. Su madre recién enviudada estaba decidida en criar y formar como buenos hombres a sus cinco hijos, por lo que los empujó a explorar vigorosamente al aire libre. De hecho, una vez desafió a sus hijos a viajar por su cuenta desde su casa en Londres hasta una casa alquilada en Gales. Después de que los hermanos remaran en barco por el Támesis, caminaron la distancia restante. Varios días más tarde llegaron a la casa, donde su madre estaba esperándolos con toda confianza.

Durante sus campings y aventuras en bote, los chicos llevaron tan poco como les fue posible. Dormían bajo setos y pajares, buscaban y se cocinan sus propias comidas. Al final, el ejercicio no sólo les enseña las habilidades para sobrevivir en la naturaleza, sino que también fomento un sentido de independencia y determinación. BP sabía que bajo las circunstancias adecuadas, los niños podrían ser invocados. Y durante el asedio de Mafeking, demostraron un valor incalculable.

EL ASEDIO Y UN GRAN LIBRO

Cañón "Long Tom" utilizado por los Boers durante el asedio.
Cañón “Long Tom” utilizado por los Boers durante el asedio.

En noviembre, el general Cronje se retiró con dos tercios de sus hombres, dejando el resto bajo el mando de comandante JP Snyman para continuar los bombardeos a la ciudad y tratar de matar de hambre a los sitiados. Por mutuo acuerdo no había acción los domingos. Cuando todo el mundo estaba relajado haciendo picnics, jugando cricket o polo,  BP se encargó de adoptar una actitud despreocupada y de confianza para mantener la moral alta entre sus filas. El corresponsal de Pall Mall Gazette lo llamó “un hombre entre mil”. Las semanas pasaban lentamente con una ciudad completamente sitiada y con cada vez menos recursos. En la primera semana de mayo, tanto BP como los sitiadores recibieron la noticia de que una poderosa columna británica de 1100 hombres (caballería y artillería) bajo el mando del coronel BT Mahón, habían dejado Kimberley y se encontraban en camino a Mafeking. En horas de la madrugada del 12 de mayo los boers hicieron el último intento de tomar la ciudad, fueron dirigidos por un joven oficial llamado Sarel Eloff. Dicho intento resulto todo un fracaso, muchos de sus hombres huyeron y otros tantos se rindieron. El 16 de mayo, la fuerza de Mahón enfrentó a los Boers ocho millas al norte de Mafeking. El ruido de los disparos era claramente audible en la ciudad y la gente se subió a los tejados de las casas para observar hacia el norte. Una patrulla de avanzada llegó a las siete de la tarde, para ser recibidos por un transeúnte que dijo casualmente, “Oh, sí, he oído que estaban cerca”. Como se corrió la voz, los hombres fueron acosados ​​y vitoreados entonando el himno nacional. La fuerza principal del coronel BT Mahón arribó a las 03:30 de la mañana quienes fueron recibidos con una entusiasta y emocionada bienvenida.

Niño londinense anunciando la liberación de Mafeking.
Niño londinense anunciando la liberación de Mafeking.

La noticia fue recibida con alegría histérica en Gran Bretaña. Una de las razones por las cuales el sitio fue obligado a estar en las noticias, fue la presencia en la ciudad asediada de periodistas de cuatro periódicos de Londres; The Times, Morning Post, Daily Chronicle y Pall Mall Gazette. Sus despachos se deslizaron a través de las líneas Boer por corredores nativos que los llevaron a una oficina de telégrafos a cincuenta millas de distancia.

A medida que la prensa británica informaba a diario sobre el asedio en Mafeking, Baden Powell se convirtió en un nombre familiar. Cuando los refuerzos británicos finalmente llegaron y liberaron a la ciudad, BP fue elogiado como un héroe. Multitudes agitaban banderas, cantaron, bailaron y aplaudieron durante horas y horas en Londres. En las ciudades de provincias, las sirenas no paraban de sonar y bandas de música entonaban himnos. BP fue el héroe del momento. Fue nombrado el mayor general más joven en el ejército y 38 de sus muchachos cadetes se adjudicaron medallas de la reina Victoria.

El asedio duró 217 días y en medio de todo, BP logró defender la ciudad, exploró el territorio enemigo, hizo cañones de chatarra, dibujó bocetos de su entorno, enseñó a acampar a sus cadetes y organizó partidos de cricket los domingos. Él alcanzó tanto que muchos de sus soldados creían que no durmió. Más impresionante aún, también encontró tiempo para editar las páginas de su libro, Ayudas para Escultismo (Aids to Scouting), una guía para sobrevivir en el desierto que más tarde se convertiría en el primer manual para los Boy Scouts.

Aids to Scouting por Robert Baden-Powell
Aids to Scouting por Robert Baden-Powell

Aunque BP no había tenido la intención de que su libro Ayudas para el Escultismo fuera para muchachos jóvenes, su nueva fama hizo que rápidamente el libro apareciera en las mesitas de noche de los niños por toda la Gran Bretaña. El coronel siempre se había preocupado de que los nuevos reclutas militares tuvieran capacitación acerca de las técnicas básicas de supervivencia al aire libre, por esta razón el escribió la guía para ellos, pero después de presenciar la valentía del Cuerpo de Cadetes de Mafeking, BP reconoció lo mucho que el libro podría significar también para otros jóvenes.

SCOUTING FOR BOYS

Scouting for Boys (1908)
Scouting for Boys (1908)

En 1908, BP escribió una segunda versión de Ayudas para el Escultismo sólo para niños llamado Escultismo para Muchachos (Scouting for Boys). Había probado sus ideas con un grupo de 22 chicos con quienes realizo una expedición a la isla Brownsea en las costas de Inglaterra, donde se les enseñó algunas habilidades básicas para sobrevivir al aire libre. Esto se conoce como el Primer Campamento Experimental de los Boy Scouts. No es de extrañar, el libro se convirtió en un bestseller inmediatamente y las tropas de Boy Scouts aparecieron espontáneamente en toda Gran Bretaña. En 1910, las primeras Girl Scouts se unieron al movimiento y BP renunció al ejército para dedicarse a tiempo completo a los scouts. Bajo su cuidado, más de 1 millón de exploradores se unieron a organizaciones scout en 32 países en menos de 12 años, dando vida al movimiento juvenil más grande del planeta.

Acerca de emearos

Martín Aros Lemus. Enamorado de Elena, padre de Cristóbal y Consuelo. Copiapino, viajero nunca turista, coleccionista, amante de los libros, los animales y la vida al aire libre. Scout desde 1991, veterano de 4 jamboree, 2 paxtu, un moot y cientos de campamentos con mi amado Grupo de Guías y Scouts Mañqueculfa. Actualmente Responsable de Grupo, Coordinador de Ramas Intermedias de la Zona Atacama y administrador de mi proyecto personal Infoscout Chile. Agradecido de la vida que me ha entregado grandes amigos y una hermosa familia que me ayudan a ser lo que soy. "Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a otros. Y si no puedes ayudarles, al menos no le hagas daño" - Dalai Lama

Te puede interesar

ISLA BROWNSEA 1er CAMPAMENTO EXPERIMENTAL

Baden-Powell, teniente general del ejército británico y héroe de la Guerra Boer en Sudáfrica, tenía …